diumenge, 4 de novembre de 2012

Para esos dias de melancolia

Domingo. Ultima hora de la tarde


Salir de casa. Hace un rato. La calle húmeda por la lluvia reciente. Andar despacio. Con las manos en los bolsillos. Me cruzo con bastantes personas mayores. Que habrán salido a hacer algo de ejercicio. Algunos, los menos, acompañados. También parejas. No se si vienen o van. Supongo que habrá algo de todo. La mayoría se ven contentos.
Mi rostro en la pantalla del cajero. Con 20 euros bastará. Una vuelta a la manzana. Apetece pasear un poco. Algún bar abierto. Coches que cruzan. Poca cosa más. En el súper si hay ambiente.  Compras de domingo por la tarde. Cenaremos Bratwurst y ensalada con atún.
La pareja de rumanos, en la iglesia de delante de casa. Con su hijo que ya va creciendo. No me piden. Nos saludamos sin hablar.
Pienso que esta especie de Manhattan barcelonés, que es el Eixample, es un buen lugar para vivir.


dissabte, 3 de novembre de 2012

Es doloroso dejar atrás trocitos de vida


Una amiga (Judith Pita) escribió: 
Sí, hombre, tu taquilla es un trocito de tu vida, una minicasa en el trabajo. A veces tienes cosas dentro de las que ni te acordabas. Esas, por la razón que sea, han sido abandonadas, dejadas atrás en el tiempo, en la vida...una mudanza...el turno de tarde, Inma, Yolanda...se han ido...y han quedado ahí los ecos de los codazos en el vestuario, anécdotas del turno, risas y llantos, enfados, indignaciones,...quedan los restos de esas vidas y soledad...

divendres, 5 d’octubre de 2012

Querer decirle algo a alguien y no encontrar nunca el momento.

A veces, tal vez con demasiada frecuencia, los humanos, damos demasiadas vueltas.
Posponemos el instante espontáneo y luego no sabemos como encajarlo en la realidad.
También es verdad que la espontaneidad puede suponer un error.
Esa difícil conciliación entre el actuar con el corazón o con el cerebro...

 

dimarts, 25 de setembre de 2012

Alzheimer



Si la memoria no me traiciona (espero), conocí a Ángeles en la primavera del 2004. Vino a la consulta del hospital acompañando a su hermana, a la que yo llevaba unos años visitando por su enfermedad de Alzheimer. Mi paciente había enviudado recientemente y ahora era Ángeles quien cuidaba de ella en su enfermedad.
Recuerdo que le costó mucho entender los comportamientos erráticos y extraños de la enferma, su hermana. Sus obsesiones por salir a pasear y querer volver inmediatamente a casa, la angustia que le generaba no reconocer los lugares donde había vivido siempre y, especialmente, esa falta absoluta de recuerdos. Nunca llegó a comprender como podía ser que su hermana se había olvidado de ella misma y la tratara como a un extraño.

Un hospital es un edificio generalmente muy grande. Visto desde fuera, cuesta entender todas las alegrías y tragedias que se viven entre sus paredes. 
Si nos adentramos un poco en él y recorremos los pasillos es mas sencillo entender que cosas pueden ocurrir ahí.
Historias con final feliz y otras sin el.
Pero no deseo alejarme del motivo de mi entrada en el blog.

Un día, en el 2006, Ángela vino a la consulta acompañada de su hija. Estaba preocupada pues desde hacía algunos meses notaba que su memoria había disminuido. Seguía llevando una vida normal, pero cada vez olvidaba más cosas de la lista de la compra y, en alguna ocasión se encontró desorientada en la calle, sin saber exactamente donde estaba.
No me preocupé demasiado. Es frecuente que los cuidadores de personas con Alzheimer reconozcan exageradamente en ellos mismos los posibles síntomas de la enfermedad. Pero, para tranquilizarla, decidí hacer algunas pruebas. 
Confirmaron algo que temía pero que me costaba creer. Ángela se encontraba en los estadios iniciales de la enfermedad de Alzheimer. La misma que se había llevado, hace unos meses, a su hermana. Una enfermedad que iba a acompañarla el resto de su vida.
En aquella época, estaba enfrascado en un proyecto que nunca conseguí terminar. Buscaba patrocinio para escribir un libro sobre como veían los familiares la convivencia con los pacientes afectos de Alzheimer. Era un conjunto de entrevistas que se acompañada con una fotografía de la persona enferma.
Tánto Ángela como su hija me dieron permiso para hacerle una fotografía.


Continuara……

dilluns, 20 d’agost de 2012

Al fresco

- Pues esa lo que debería hacer es dejarse de tanta discusión con su suegra.
- Si. Y tratarla más. Que pesetas tienen.
- Ahora, vestida así, ya me dirás.
- El que no se entera es el Juanito. Que está embobao.
- Ese, mucha planta pero poco seso.



 

dilluns, 2 de juliol de 2012

Un chico se sube a la base de una estatua

Un montón de gente esperando que empiece uno de los espectáculos de la noche blanca en una ciudad que no tiene mar ni montaña.
Teléfonos y compactas preparados. Alguna réflex fardona con su 18-55 (estabilizado).
Un poco estar ahí sin saber muy bien el que esperar.
Cosas de la gratuidad. La cultura como acto regalado. Y no demasiado pensado.
Un buen lugar para ver. Una mirada de complicidad. Tal vez un protagonista en 15 años.
Un "yo estuve allí" que puede ser mas trascendente que la reciente victoria de la selección de fútbol de una península al sur de Europa.
Esa idea griega de Europa que puede saltar por los aires, en breve. O definirse burguesa y aburrida. Más nibelunga que florentina.

Da bastante igual. Hoy. Solo se trata de que un chico se sube a la base de una estatua de un antiguo guerrero del que no ha oído nunca hablar. Y sonríe por su éxito. A ver que pasa dentro de 15 años.




La nuvia mes guapa.


dimecres, 25 d’abril de 2012

Mas apuntes sobre la crisis.

Las fotos no valen un pimiento (¿que vale un pimiento?) pero creo que tienen un cierto interés documental.

Algo debe estar pasando para que en un edificio de viviendas de la calle "Predicadores" tengan que colgar un cartel (con celo) indicando que "no hay dinero".




Y también puede preocupar que una iglesia que, aunque no conozco de que van, no aparenta ser muy ostentosa, haya abandonado su local sin presupuesto para retirar el cartel.




Los tiempos no andan para tirar cohetes. No quiero entrar en consideraciones políticas, pero el que tiene ojos ya intuye lo que ocurrirá en los próximos meses. 

diumenge, 22 d’abril de 2012

Tengo miedo.



Tengo miedo a no tener nada para mañana. 
Tengo miedo a estar aquí sin saber el porque. 
Tengo miedo a que el futuro no me pertenezca.

Tengo miedo a que nadie compre. 
Tengo miedo a no ofrecer nada interesante. 
Tengo miedo a quedarme sin nada.

Miedo: 
El miedo o temor es una emoción caracterizada por un intenso sentimiento habitualmente desagradable que nos asusta o creemos que nos puede hacer daño. Es provocado por la percepción de un peligro, real o supuesto, presente, futuro o incluso pasado. Es una emoción primaria que se deriva de la aversión natural al riesgo o la amenaza, y se manifiesta tanto en los animales como en el ser humano. La máxima expresión del miedo es el terror. Además el miedo esta relacionado con la ansiedad.

divendres, 20 d’abril de 2012

Esperar sin saber que esperar.




- Vale. ya hemos llegado. ¿Y ahora?
- Bueno. Ahora vendrán los de la agencia. Dijeron que esperáramos aquí.
- Estoy agotada.
- También.
- Espero que todo salga bien.
- Ha de salir bien.
- ¿Como los conociste?
- ¿A quien?
- A los de la agencia.
- Facebook.
- Espero que no tarden.

dimarts, 21 de febrer de 2012

¿Está en crisis la profesión de fotógrafo?

Con todo mi respeto para los fotógrafos profesionales a los que admiro y respeto. Seguro que entre todos sabrán darle una buena patada a esa escoba amenazante.