dissabte, 11 de desembre de 2010

San Cristobal de las Casas

Es una ciudad del estado Mexicano de Chiapas que tuve la suerte de visitar en la primavera de 2009. Está situada en una altiplanicie a menos de una hora de la capital, Tutxla Gutierrez.
En 1994 fue el centro de la revuelta indígena liderada por el Frente Zapatista de Liberación Nacional (FZLN). A partir de esta crisis, el Gobierno Federal ha invertido mucho dinero en Chiapas mejorando los servicios y las condiciones de vida de la númerosa población indígena.
Actualmente es, fundamentalmente, un lugar turístico. Calles muy cuidadas, llenas de comercios y mercadillos donde venden ambar y, como no, camisetas con los símbolos del FZLN.

Antes de viajar a Chiapas me advirtieron que era una zona extremadamente peligrosa. Y que tendría suerte si no me secuestraban, o peor, me baleaban. 
Pero, la verdad, es que en ningún momento sentí ningún riesgo. Todo lo contrario. En ningún lugar del mundo he encontrado personas tan acojedoras.
En Chiapas el turismo es poco "guiri". De hecho, no hay casi turistas. La mayoría, mexicanos de otros estados. Y San Bartolomé es aquel sitio en el que pasaríamos un par de meses para terminar de escribir un libro.

divendres, 10 de desembre de 2010

Avenida principal de Tuxtla Gutierrez



Tuxtla Gutierrez es la capital del estado mexicano de Chiapas, al sur del país. Tiene algo más de un millón de habitantes.
La fotografía está tomada en la avenida principal. A la altura de la plaza de la Marimba. Justo en el centro.
Contiene algunos de los tips característicos de la ciudad y, también, del país.
Vamos por partes.
Como se puede ver, los edificios no son especialmente lujosos. Acababa de llover y caían goteras de todas las azoteas.
Se ven dos carteles que muestran uno de los negocios del país: "farmacias de ahorro" y "farmacias familiares". En México hay que pagar por las medicinas. Y su precio es muy elevado para la mayoría de los ciudadanos. Por eso han proliferado las farmacias "top manta". Ahí venden fármacos no controlados por el gobierno a precios más baratos.
Tuxtla, un millón de habitantes, no solo no tiene metro. Tampoco hay una red de autobuses. El transporte público se cubre con los táxis o con esas furgonetas (Colectivo 1-100) que ofrecen un servicio mas o menos regular.
Una semana después había elecciones al Parlamento. El tal Ariel que se anuncia en un cartel y coche de campaña, se presenta. Es un locutor de radio que ya ha cambiado varias veces de partido. Parece ser que, cuando está en campaña, explica que está enfermo de cáncer. Enfermedad que suele remitir cuando terminan las elecciones.
En México, la corrupción está a pie de calle.  Regresando una noche por esa avenida, tres coches de policía nos bloquearon el paso. En un momento, el coche estuvo rodeado por policías armados. Dijeron que nuestro vehículo había sido denunciado. El conductor, conocedor del tema, les increpó diciendo que ahí viajaba gente de España y Cuba (...) y que estaban dando muy mala imagen del país. Nos dejaron pasar sin pedir ningún documento. Parece ser que lo habitual es pedir unos pesos como mordida para dejar pasar a los vehículos. Mientras algunos policías se dedican a esas cosas, cada día hay matanzas entre los diferentes grupos de narcotraficantes...
Así y todo, México es un país maravilloso. Y los mexicanos son las personas más acogedoras que he conocido.