dimecres, 7 de desembre de 2011

Gemelas.

Casi nunca hago fotografías de mi trabajo. Seguro que en un hospital hay un montón de escenas fotografiables. Hace tiempo si que veía posibles fotografías. Ahora ya no. Creo que está bien olvidarse de la afición allí. Tal vez, si la autoridad me lo permite, dentro de 10 o 12 años, cuando ya no trabaje, pueda ir con la cámara y verlo todo desde otro punto de vista. Estan realizada con el permiso de las fotografiadas, llamemoslas Maria y Juana. Eran gemelas idénticas, con los mismos génes. A pesar de su edad, 96 años, seguían siendo muy iguales. Pesaban y medían lo mismo. Sus rasgos externos las hacía indistinguibles. No es muy frecuente. Los diferentes hábitos y circunstancias vitales suelen "moldear" a los gemélos idénticos y van siendo cada vez mas diferentes con el paso de los años. En este caso, ambas vivieron siempre juntas. Compartieron trabajo, habitos alimenticios, aficiones y, en general, una manera casi idéntica de afrontar la vida. Estaban sanas y se mantenían muy activas hasta que una inoportuna gripe desencadenó una insuficiencia cardiaca en Juana. Durante el ingreso se descubrió que padecía un problema en la válvula aortica del corazón. El día en que tomé la fotografía parecía que todo iba bien. Ya no necesitaba medicación endovenosa ni oxígeno. Comía con apetito y estaba animada. Aquella noche sufrió una arritmia y falleció. No tengo noticias de María. Hasta donde yo sé no ha ingresado nunca en el hospital. No es una foto extraordinaria, pero al reencontrarla, me ha hecho entrar ganas de contar la historia que tiene detrás. Y esas pequeñas o grandes historias, que están tras una simple fotografía la hacen grande. Creo.

1 comentari:

  1. Bon cap de foto... pertorbador... És curiós com la bessona que sobreviurà sembla no tenir-les totes.

    ResponElimina