diumenge, 17 d’abril de 2011

El descanso


Un par de colchones y una silla abandonados junto al contenedor de basuras. Da que pensar sobre los motivos. ¿Murió la persona que los usaba? ¿Sigue vivo y los sustituyó por otros?
El ser humano necesita descansar. Inventó el colchón y la silla. Son necesarios. Como el pan. ¿Quién se atreve a tirar el pan a la basura?
En este caso, tal vez, es una opción de reciclaje urbano. Como cuando dejamos una tostadora estropeada en la calle. Sabiendo que otro la cojera y será capaz de arreglarla.
Es muy probable que otras personas disfruten de la silla y duerman en los colchones.
La verdad, me alegraría que fuera así. Y, creo, que el antiguo propietario (o sus herederos) de estos objetos, también.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada